Inicio Convergencia Ariel Fernández Alvarado

Ariel Fernández Alvarado

838

«En el pan y queso, lo quiero en mi equipo» dice un veterano de las lides políticas.

Está hablando de Ariel Fernández Alvarado, o como se lo conoce en el sector: Ariel de CATEL.

Este joven, que desde el 2012 está en la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones, y la preside desde 2014, supo sentar en la misma mesa y acercar posiciones entre los referentes históricos del ambiente cooperativo con empresarios medianos del sector.

No viene de un repollo, sino que se hizo en la cooperativa de TelViso. Si, esa que ha significado más de un dolor de cabeza para los grandes operadores en la zona de countries.

Sin dudas su mentor en la cooperativa dejó una marca indeleble en Ariel. Es que gran parte de su recorrido profesional lo hizo de la mano de Marcos Cytrynblum, histórico Secretario General de Redacción de Clarín (1975-90) y destacado dirigente cooperativista.

Ariel se hizo de abajo allí. Fue jefe de ventas, hasta que terminó su carrera de grado (licenciatura en comercialización) y siguió a cargo de la gerencia de marketing, mientras cursaba su master en gestión de servicios tecnológicos y de telecomunicaciones en la Universidad de San Andrés.

El «amigo Ariel», al que algunos llaman «arielito» porque destaca su juventud en una industria de dirigentes que mayormente peinan canas, es de los que «no para».

Aseguran que tiene una mochila pegada a la espalda en la que lleva lo mínimo y necesario para subirse al avión/micro/buque/remis, que le lleve ahí donde se juntan quienes definen como sigue la historia de la industria TIC en la Argentina.

Con esa energía se cargó a cuestas el proyecto de operador móvil de la Cámara y «lo hizo propio». Tanto propio que algunos colegas le reclaman que «muestra poco el juego».

Ese proyecto está en el núcleo del ADN de CATEL y es lo que impulsó a un puñado de cooperativas a juntarse para conformar la entidad.

Mucha agua pasó por el puente desde entonces. Muchas administraciones y muchos actores…. Y CATEL siempre batalló para que las cooperativas puedan dar servicios móviles. Primero para que el Estado habilite la asignación de espectro local y regional, y luego, más recientemente, para darle forma al primer operador móvil virtual (OMV) full de Argentina.

A fuerza de tesón, trabajo y mucha paciencia para encontrar puntos de acuerdo, Airel logró nada menos que que un grupo importante de cooperativas se comprometiera con el proyecto de OMV y que el Enacom le diera el visto bueno.

Capítulo aparte fue la negociación con Telefónica para que la española se convierta en el OMR (Operador Móvil de Red) de CATEL, algo que en un principio generó muchas asperezas puertas adentro entre quienes sostenían la idea de tener espectro para evitar la dependencia de un operador/competidor.

Varias devaluaciones fueron corriendo la fecha de lanzamiento de la iniciativa y hoy no hay certezas, por lo menos a la vista, de si el tan esperado OMV de CATEL verá finalmente la luz… o, al igual que Virgin Mobile, quedará en plano de los anuncios y argentina no tendrá su tan mentado cuarto operador móvil…